La vitamina C, tu aliado para un piel radiante

¿Qué es la Vitamina C? ¿En qué formas la puedes encontrar en un cosmético?¿Qué beneficios tiene en la piel? ¿Deberías añadirla a tu rutina de cuidado facial? ¿Cómo sacarle el mayor provecho? Hoy resolvemos todas tus dudas, derribamos mitos que giran en torno a su uso y te damos algunas recomendaciones a la hora de añadir este poderoso ingrediente a tu rutina de cuidado facial diario.

0 | 0 0 valoraciones
1158
La vitamina C, tu aliado para un piel radiante
Compartir:

¿Qué es la vitamina C?

La Vitamina C es una sustancia imprescindible para la salud de nuestro organismo, así como un ingrediente poderoso para el cuidado de la piel. Nos ayuda a mantener un rostro con un aspecto mucho más saludable, joven y luminoso, a la vez que corrige los signos de la edad y aporta firmeza ya que favorece la producción de colágeno en las células cutáneas.

Se trata de un ingrediente ideal para la piel, que cada vez se utiliza con más frecuencia en productos tópicos. Y eso no es casualidad. A continuación te desvelamos el por qué de su éxito y si realmente puede marcar la diferencia en tu piel.

Propiedades y beneficios de la Vitamina C en la piel

La Vitamina C es un ingrediente capaz de aportar multitud de beneficios a la piel. A continuación, desglosamos algunos de sus propiedades más importantes:

  • Aporta luminosidad a tu piel y uniformiza el tono, debido a su capacidad reguladora de la síntesis de melanina.
  • Previene el envejecimiento gracias a su elevado poder antioxidante, que bloquea la acción de los radicales libres. La exposición al sol acelera exponencialmente la aparición de arrugas y líneas de expresión. La Vitamina C ayuda a prevenir los signos de la edad protegiendo tu piel del fotoenvejecimiento.
  • Refuerza la función barrera de la piel, ayudando a mantener unos niveles de hidratación adecuados.
  • Es fundamental para la producción de colágeno, mejorando la elasticidad y la firmeza de la piel.
  • Está implicada en la regulación de la producción sebácea por lo que también es muy recomendable para pieles grasas o mixtas.
  • Participa en la modulación de los procesos inflamatorios.

¿Qué Vitamina C deberías escoger?

Existen distintos tipos de Vitamina C, y ni todas son iguales, ni tampoco compatibles con cualquier tipo de producto ni con todas las pieles.

Por un lado tenemos la Vitamina C pura (L-ascorbic acid):

  • ¡Ojo!, que sea “pura” no significa que siempre sea la mejor opción para un cosmético.
  • Es una forma química ácida, que requiere que el pH del producto sea bajo (de 2,5 a 3,5) para mantenerse activa. Como ya sabes, un pH bajo (ácido) irrita la piel y puede desequilibrar su función barrera.
  • Esta forma pura es muy inestable químicamente, fotosensible y se oxida con mucha rapidez, por lo que si no se maneja adecuadamente y se seleccionan los envases apropiados, pierde toda su eficacia.
  • Más concentración no significa necesariamente más eficacia, porque por mucha cantidad que se añada, si el pH, la formulación y el envase no son adecuados, puede llegar a no tener ningún efecto.
  • La vitamina C pura es un ingrediente muy económico y algunos fabricantes compiten por publicitar cada vez más concentración, así que ten cuidado de no caer en la trampa de la guerra de las concentraciones.
  • La penetración en la piel se consigue “rompiendo” las uniones de los corneocitos debido a su acidez, con lo que la piel queda desprotegida y sensible al ataque de agentes nocivos, la radiación…

Por otro lado, encontramos las formas estabilizadas de Vitamina C: 3-0-ethyl Ascorbic Acid, Ascorbyl glucoside, Ascorbyl palmitate, Sodium Ascorbyl Phosphate, etc.

  • Son formas más estables químicamente. Menos sensibles a la luz y la oxidación que la Vitamina C pura. Por este motivo pueden usarse en más tipos de productos y el envase afecta menos a su eficacia cosmética.
  • Aunque necesitan una transformación en la piel para convertirse en formas activas de Vitamina C, no las hace menos efectivas que la forma pura, ya que lo compensan con su mayor aprovechamiento al no degradarse con tanta facilidad.
  • No requieren de un pH tan bajo para actuar, por lo que son las formas más compatibles con pieles sensibles.

En iMstant nos hemos propuesto combinar la alta eficacia cosmecéutica con la seguridad de tu piel, y lo hemos conseguido con VitaC BioCaps™, un encapsulado de Ascorbyl glucósido, que es una de las formas más estables y seguras de Vitamina C.

La encapsulación de este activo en nanovesículas BioCaps™, maximiza su nivel de actividad y penetración en el interior de la piel, multiplicando sus efectos antioxidantes, reguladores del tono de la piel y preventivos del envejecimiento. Si quieres saber más sobre nuestro sistema de encapsulación patentado iMstant BioCaps™ haz click aquí.

¿Mi piel necesita Vitamina C?

El cuerpo humano por sí solo es incapaz de producir Vitamina C, y debido a su baja biodisponibilidad, no se almacena ni sintetiza, permaneciendo durante un tiempo limitado en nuestro cuerpo y llegando a pocos órganos. Además hay que tener en cuenta que ciertos hábitos disminuyen la cantidad de Vitamina C en el organismo, como el tabaco, el consumo de alcohol y exposición excesiva al sol, así como factores ambientales, en concreto la polución.

En consecuencia, debemos aportar a nuestro cuerpo la cantidad diaria y suficiente de Vitamina C, a través de una dieta sana, completa y equilibrada.

En iMstant creemos firmemente en el tratamiento cosmetológico basado en las necesidades objetivas de la piel y en aportar en cada momento los activos cosmecéuticos más apropiados. Si los datos obtenidos durante el diagnóstico con iMstant Scan4D lo requieren, el algoritmo de prescripción incorporará a tu fórmula VitaC BioCaps™.

En resumen...

Como ves, existen muchos beneficios pero también muchos factores a tener en cuenta a la hora de incorporar la Vitamina C en tu cuidado facial diario.

Para despejar todas estas dudas, desde iMstant ponemos a tu disposición un diagnóstico cosmetológico con iMstant Scan4D, es totalmente gratis y solo tienes que hacer click aquí para comenzar. Además, nuestro equipo de expertos cosmetólogos te acompañará durante el proceso de diagnóstico si así lo deseas, a través de una consulta online.

Conoce tu piel ahora y descubre si la Vitamina C es para ti, y añadela a tu rutina de forma fácil, efectiva y sobre todo, segura.

Comienza tu diagnóstico ahora

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad

Compromiso de privacidad

Todo el proceso de diagnóstico cosmetológico es privado. Tu imagen y los datos introducidos no se guardarán salvo que te registres al final del proceso para crear un área privada donde almacenar y consultar los resultados. Para acceder al servicio debes ser mayor de 14 años. Más sobre política de privacidad

Continuar