Cosmética vegana, cruelty free y natural. ¿Tendencia o realidad?

Cada vez son más las marcas nacionales e internacionales que se suman a la tendencia de la cosmética vegana, natural y cruelty-free. La popularidad de estos términos ha trascendido el cerco de las ‘beauty-junkies’ instalándose en el imaginario colectivo como un “must”. Sin embargo, la variedad de mensajes utilizados por las distintas marcas muchas veces hace que no tengamos claro el verdadero significado de cada concepto. Por ello, hoy queremos hablarte de lo que realmente supone ser una marca de cosméticos veganos, naturales y cruelty-free como lo es iMstant.

0 | 0 0 valoraciones
1179
Cosmética vegana, cruelty free y natural. ¿Tendencia o realidad?
Compartir:

¿Qué es la cosmética vegana?

Que un cosmético sea vegano quiere decir que no contiene ingredientes de origen animal. Y que tampoco se ha utilizado, durante los procesos de fabricación, ningún producto animal, subproducto o derivado. 

Es perfecta para todas aquellas personas que siguen una filosofía de consumo vegana en todos los sentidos y que buscan una alternativa ética al consumo de productos que provienen de la explotación animal. 

¿Y la cosmética natural?

La cosmética natural es aquella cuyos ingredientes proceden mayoritariamente de la naturaleza. Una cosmética que busca reemplazar los ingredientes sintéticos por alternativas provenientes del mundo natural como pueden ser los extractos de plantas, aceites vegetales y esenciales, aguas frutales, mantecas, ceras, etc. Al ser naturales, suelen adaptarse mejor al tejido cutáneo, especialmente en aquellos casos en que las pieles son más sensibles y delicadas o puedan presentar alergia ante determinados componentes sintéticos como perfumes, conservantes…

¿Cómo podemos identificar a una marca de cosmética natural?

Lo primero que debe saber el consumidor de cosméticos es que en la Unión Europea no hay una norma pública que defina y regule lo que es la cosmética econatural ni tampoco el uso de los términos “natural”, “ecológico”, “bio”... 

Algunas marcas cosméticas optan por obtener certificados de entidades privadas tales como CosmeBio y Ecocert, que establecen unos criterios propios para auditar las empresas y los productos y emitir el certificado correspondiente como cosmético ecológico, natural, bio… Como decimos, estos criterios no son estándar y cada sello (Cosmos, Natrue…) representa el cumplimiento de unas determinadas reglas y evaluaciones que pueden diferir bastante entre ellas, siendo unas más restrictivas que otras.

Ante este panorama, la Comisión Europea encargó recientemente a Cosmetics Europe, la asociación que agrupa a la industria de los cosméticos en Europa, la redacción de una norma ISO que definiese la cosmética natural. Se finalizó en 2019 y se denomina  ISO 16128-1:2019 e ISO 16128-2:2017

Esta norma estandarizada establece los criterios para la clasificación de ingredientes como naturales o no. Es importante tener claro que no es un reglamento y no está oficialmente reconocido por los estados. Es decir, no es de obligado cumplimiento, ni tampoco tiene la consideración de certificación, pero tiene la gran ventaja de poder estandarizar el cálculo de la composición natural de un producto para que el consumidor pueda tener cifras de referencia a la hora de comparar entre un artículo y otro.

En iMstant calculamos el índice de naturalidad de los cosméticos personalizados en base a esta norma ISO para que el usuario pueda valorar, de forma inequívoca y fiable, la elevada cantidad de ingredientes de origen natural utilizados en la fabricación de su propio producto que, en todos los casos, será superior al 96%

Tanto si identificamos a las marcas naturales por sus certificados, sellos, norma ISO o analizando el listado de ingredientes reflejado en el INCI, debemos tener en cuenta dos cosas:

  1. El hecho de que la marca sea “natural” no significa que también sea sostenible. Por ejemplo, hay muchos ingredientes que son naturales pero que para procesarlos se requieren elevadas cantidades de agua. Por lo tanto, ya no son tan sostenibles.
  2. Natural no significa vegana: natural quiere decir que sus ingredientes solo provienen de la naturaleza, pero también pueden tener procedencia animal. 

En este video te contamos un poquito más sobre la naturalidad de nuestras cremas y cómo además podrás apreciarlo en sus texturas:

¿Cómo reconocer a las marcas de cosmética vegana?

Muchas marcas de cosmética vegana apuestan por incluir “sellos veganos” en sus envases para que los consumidores puedan reconocer más fácilmente este tipo de productos. Entre estos certificados (de tipo privado) se encuentran algunos como:

  • V-label: el sello de la Unión Vegetariana Europea es la certificación vegana más utilizada. Se aplica a cualquier tipo de producto pero lo más habitual es encontrarlo en la industria alimentaria.
  • Peta Cruelty Free and Vegan: es el ya famoso sello del “conejito rosa”. Certifica tanto la ausencia de ingredientes animales como el testeo en los mismos.
  • Vegan Awareness Foundation: este sello certifica lo mismo que el anterior. Además, las empresas que lo llevan tienen el compromiso de limpiar los utensilios, máquinas, superficies si, además de productos veganos, fabrican otros que no lo son.

Igual que ocurre con el término de cosmética natural, la falta de normativa y criterios unificados en el ámbito de la cosmética vegana hace que otras marcas de productos veganos decidan no certificarse con ninguno de estos “sellos” aunque también sean veganas y simplemente reflejar esta característica en sus envases.

En cualquier caso, la prueba de fuego para asegurarnos de que un cosmético sea vegano estaría en la comprobación de los ingredientes reflejados en el INCI (listado de ingredientes) que obligatoriamente debe aparecer en todos los envases de cosméticos.

Reconocemos que no es una tarea fácil, pero a continuación te damos algunos trucos para facilitarte la tarea:

  • En el caso de los activos vegetales verás que los ingredientes se indican con su nombre botánico mientras que los no vegetales están en latín o inglés. 
  • También puedes saber si lleva colorantes artificiales porque están indicados con las letras “CI” seguidas de un número.
  • En el caso de la cosmética ecológica puedes encontrar arriba del ingrediente un asterisco. Esto significa que el ingrediente es ecológico.
  • Fíjate también que no lleve ingredientes que provengan de los animales como la lanolina (procedente de las ovejas) el suero láctico y la proteínas de leche; cera, miel, propóleo (proviene de la abeja); caviar; baba de caracol, entre otros muchos. 

Si tienes dudas con algún componente de la lista, puedes utilizar de forma gratuita el “Buscador de ingredientes” de AECOSM, la Asociación Española de Cosmetólogos y Cosmiatras de la que iMstant es Empresa Colaboradora. Es muy sencillo de utilizar, sólo tienes que introducir el nombre INCI del ingrediente (el que aparece en el listado de ingredientes del envase), y en la parte inferior irán apareciendo las coincidencias. Pulsando en el nombre del ingrediente se abrirá la ficha completa con toda la información, incluyendo el origen del mismo (natural, sintético…). Haz click aquí para acceder al Buscador de ingredientes de AECOSM.

Por último, puedes comprobar los “claims” e iconos propios de las marcas. Si bien no son oficiales, te puede ayudar a identificar rápidamente si un producto es vegano o no. En iMstant utilizamos nuestros propios iconos:

 ¿Por qué usar productos cosméticos veganos?

A nivel de eficacia los productos veganos no son ni más ni menos eficaces por el propio hecho de ser veganos. La eficacia depende de muchos otros factores (te explicamos más en este artículo sobre la eficacia cosmética). 

Estos productos son ideales para aquellas personas veganas que no quieren renunciar a cuidar su piel por mantenerse fieles a sus convicciones. También para todos aquellos cuya filosofía de vida esté alineada con los valores veganos. Por lo tanto, la decisión a la hora de optar por un cosmético vegano está mayoritariamente basada en una cuestión de carácter ético. 

En cuanto a la seguridad, es importante tener en cuenta que un cosmético no te garantiza que sea seguro por el mero hecho de ser vegano o natural. Existen ingredientes naturales que pueden causar irritaciones e importantes reacciones alérgicas. Por este motivo, debes adquirir siempre productos fabricados por laboratorios homologados, en los canales de venta habituales y evitar usar productos “caseros” elaborados en domicilios o centros que no cumplan la normativa europea en esta materia.

En iMstant hemos tenido siempre el objetivo de que cualquier persona, tenga la filosofía de vida que tenga, pueda disfrutar de la cosmética personalizada y por eso ofrecemos productos veganos y naturales pero sin perder una pizca de eficacia. ¿Cómo? Gracias a nuestra tecnología de encapsulación BioCaps que protege y transporta los activos hasta el interior de la piel en unas minúsculas nanovesículas que también son veganas y naturales.

¿Todo producto cruelty-free es también vegano?

Cada vez son más las marcas cosméticas que publicitan que sus productos son “cruelty free”. Sin embargo, ¿es esto lo mismo que vegano? La respuesta es NO. Vamos por partes. 

El Reglamento (CE) 1223/2009 sobre productos cosméticos, prohíbe explícitamente la comercialización en Europa de productos que hayan sido objeto de ensayos en animales o que contengan ingredientes testados en animales. Por tanto, TODOS los cosméticos que puedes comprar en Europa son Cruelty Free por impositivo legal. Este mismo reglamento establece que “No se deben de realizar reivindicaciones que den la idea de que un producto presenta un beneficio determinado cuando éste consista en el mero cumplimiento de los requisitos mínimos legales”. Es decir, publicitar en un cosmético que es “Cruelty Free” es, además de deshonesto, una irregularidad.

Que un producto destaque en su etiquetado que es 'cruelty free' no significa que sea vegano. No testar en animales no es lo mismo que no usar ingredientes de origen animal. Así que cuidado ¡que el marketing no te lleve a la confusión!  

En resumen, todos los productos iMstant son veganos, contienen al menos un 96% de ingredientes de origen natural y, por supuesto, son cruelty free. Ahora que ya sabes que existe una cosmética a medida, amigable con los animales y con tu piel, altamente eficaz y que además es igual de segura que la tradicional ¿te pasas a la cosmética del futuro? 

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad

Compromiso de privacidad

Todo el proceso de diagnóstico cosmetológico es privado. Tu imagen y los datos introducidos no se guardarán salvo que te registres al final del proceso para crear un área privada donde almacenar y consultar los resultados. Para acceder al servicio debes ser mayor de 14 años. Más sobre política de privacidad

Continuar