Piel grasa bajo control: por qué aparece y cómo cuidarla

Brillos, poros dilatados y obstruidos, granos… ¿Te suena? 

Si tu respuesta es afirmativa, el post de hoy te irá de perlas. Aprenderemos a identificar por qué tienes una sobreproducción de grasa en la piel, y cómo cuidarla para mantenerla equilibrada, sana y bonita.

0 | 0 0 valoraciones
1514
Piel grasa bajo control: por qué aparece y cómo cuidarla
Compartir:

La piel grasa es uno de los problemas cutáneos más comunes en la actualidad. Hay muchas causas que propician su aparición, desde factores hormonales que pueden suceder en cualquier momento de la vida (pubertad, embarazo, menopausia…), pasando por la alimentación, cambios en el clima… Entre muchos otros.

Entender por qué se produce y aprender a cuidarla es fundamental para conseguir mejorar su aspecto significativamente con un tratamiento a medida. 

¿Qué es la piel grasa?

La función natural del sebo secretado por las glándulas sebáceas cutáneas es formar parte del llamado manto hidrolipídico, que protege la piel y la mantiene hidratada.

Cuando las glándulas sebáceas trabajan en exceso y producen una cantidad de sebo anormalmente alta hablamos de piel grasa. Suelen mostrarse áreas brillantes en las zonas centrales del rostro, así como en la llamada “zona T”: frente, nariz y mentón.  Es muy común también que los poros aparezcan dilatados y, si el desequilibrio es persistente, suele presentarse un engrosamiento progresivo de la piel.

Este desequilibrio en la producción grasa puede tener diferentes grados. Una piel ligeramente más grasa que la media puede considerarse normal, sobre todo en edades tempranas. El problema cosmetológico aparece cuando la producción de grasa se descontrola y comienzan a aparecer problemas asociados. El exceso de sebo retenido en el interior de los folículos propicia un entorno ideal para el crecimiento de microorganismos patógenos que acabará desembocando en infecciones: acné, rosácea…

¿Por qué se produce la piel grasa?

La piel grasa es una problemática que puede aparecer en cualquier momento de la vida, no solo en la adolescencia como mucha gente piensa. 

Es importante identificarla y abordarla adecuadamente desde los primeros signos. Equilibrar los niveles de grasa precozmente evitará la posterior aparición de acné. 

Es fundamental identificar la/s causa/s:

  • Desequilibrios hormonales: Los niveles de las hormonas van cambiando en distintas etapas de la vida: pubertad, embarazo, menopausia... En el momento de producirse estos cambios fisiológicos puede atravesarse una etapa de ajuste en la que el equilibrio hormonal no es perfecto. Igualmente, factores como el estrés, enfermedades o tratamientos farmacológicos  pueden afectar al equilibrio hormonal y por lo tanto dar lugar a la piel grasa.

  • Alimentación inadecuada: los hábitos alimentarios modernos, basados en gran medida en el consumo de productos ultra procesados y de alto índice glucémico,  tienen un componente proinflamatorios.  Lo ideal será evitar o reducir el consumo de azúcar, harinas refinadas y demás procesados. También moderar el consumo de lácteos y carnes para intentar reducir ese potencial inflamación.

  • La genética: las hormonas son las encargadas de controlar la producción sebácea  de las glándulas. El comportamiento de las hormonas depende de nuestros genes.  Existen personas que de por sí tienen tendencia a generar más grasa, ya que forma parte de su genética y frecuentemente este factor es hereditario.

  • Rutina de cuidado incorrecta: Las personas con piel grasa son tendentes a la sobrelimpieza y la falta de hidratación. El problema es que de esta forma se produce un “efecto rebote” que acentúa la producción de grasa, ya que eliminando el sebo natural, se desequilibra el manto hidrolipídico y la piel trata de protegerse de nuevo generando más grasa. 
    Perjudicar así el estado de la función barrera produce pieles con un aspecto brillante por el exceso de grasa, a la vez que desvitalizadas por la deshidratación. 

  • Productos cosméticos inadecuados: debemos evitar el uso de productos agresivos que puedan dañar la piel, así como cosméticos con aceites o excipientes que obstruyan los poros. 

  • El clima: los cambios de temperatura y niveles de humedad afectan directamente al rostro, es por ello que durante los cambios estacionales la piel experimenta diferentes estados. En el caso de la piel grasa, esta se produce principalmente durante los meses de verano y en climas cálidos y húmedos.

  • La contaminación: este factor también puede producir un incremento en los niveles de sebo, lo que produce un aumento de la producción de grasa en la piel. 

¿Cómo cuidar la piel grasa?

Una vez vistos los factores que intervienen en la aparición de la piel grasa, vemos que algunos de ellos son difícilmente controlables (genética, clima, alteraciones hormonales, contaminación) pero sin embargo podemos influir positivamente en el equilibrio cutáneo manteniendo una alimentación saludable y sobre todo, eligiendo la rutina de cuidado y los productos dermocosméticos adecuados.  

Debe comenzarse siempre con una correcta limpieza, ya que es la base de todos los cuidados posteriores que apliquemos sobre la piel. 

Escogeremos productos limpiadores sin alcohol ni detergentes agresivos, que estén específicamente diseñados para pieles grasas, mixtas o con tendencia acneica. 

Es recomendable además, que contengan agentes seborreguladores que ayudarán a reducir la producción de grasa, así como compuestos con acción calmante para evitar la irritación.

Si tras la limpieza tu piel queda excesivamente seca, áspera y tirante, seguramente es que no has escogido el limpiador adecuado. Los limpiadores suaves cumplen perfectamente su función lavante pero respetan el equilibrio natural de la piel y el mantenimiento del pH. Por tanto, cuidado con el “efecto lavavajillas”. Una piel suave no es sinónimo de una piel sucia. Deberás acostumbrarte a esta sensación para evitar caer en la “sobrelimpieza” y, como hemos comentado, en el “efecto rebote”.

Inmediatamente después de la limpieza debe aplicarse el producto de cuidado diario que obligatoriamente debería incluir, como mínimo, agentes hidratantes, astringentes y seborreguladores. Igual que en el caso de los limpiadores, opta por productos especialmente diseñados para pieles grasas, ya que así evitarás aplicar sobre tu piel ingredientes que obturen los poros, aporten un exceso de grasa o desequilibren el pH.

Piel hidratada, piel equilibrada, grasa bajo control

Uno de los mitos más comúnmente escuchados es que una piel grasa no necesita hidratación. Es un gran error. El equilibrio de la piel se consigue manteniendo un correcto balance entre la cantidad de agua y la cantidad de lípidos que conforman la emulsión epicutánea (manto hidrolipídico). Este “film” natural de la piel evita la pérdida transepidérmica de agua (TWEL) para que las células cutáneas funcionen adecuadamente. 

Por tanto, todas las pieles, todas, necesitan hidratarse. Incluídas las pieles grasas.

Por último, que tengas la piel grasa no debe ser nunca una excusa para no utilizar un fotoprotector. En el mercado existen distintas formulaciones perfectamente adaptadas a las pieles grasas. 

Obtén tu fórmula a medida y equilibra tu piel

¿Qué productos elegir?

Aunque ya hemos repasado algunas características de los productos que debes usar en piel grasa, hay algunos mensajes o “claims” que deberás buscar en el etiquetado:

  • Oil free: significa que no contiene aceites (naturales o sintéticos) ni alcoholes grasos. ¡Ojo! porque existen productos que no siendo Oil Free son perfectamente compatibles con pieles grasas o incluso están diseñados específicamente para pieles grasas. Es decir, que sea Oil Free está bien, pero no sería una característica indispensable. 

  • No comedogénico: Significa que el producto ha superado un estudio clínico donde un dermatólogo ha evaluado la comedogenicidad del producto en un panel de voluntarios. La comedogenicidad es la capacidad del producto de producir un comedón (grano sebáceo que se forma generalmente en la piel del rostro o de la espalda debido a la obstrucción del conducto excretor de una glándula sebácea). Es importante no caer en el mito de que todos los aceites taponan los poros, aportan grasa excesiva o generan acné. Un producto puede tener en su composición algunos aceites y ser no comedogénico.

  • Crema ligera, emulsión ligera, textura ligera: son expresiones que suelen usarse para transmitir que el producto tiene menor cantidad de fase grasa que una crema habitual. Tiene un aspecto más acuoso y se absorben con facilidad.

  • Textura gel: aunque los geles pueden ser acuosos u oleosos, normalmente suele referirse a la forma acuosa. La base de agua hace que estos productos se extiendan y penetren muy rápidamente. Pero cuidado porque los geles no suelen cubrir las necesidades mínimas de hidratación de la piel porque solo aportan la parte acuosa de la ya mencionada “emulsión epicutánea”

Si optas por un tratamiento personalizado, en iMstant te ofrecemos un producto elaborado a la medida de las necesidades de tu piel. El diagnóstico online y gratuito iMstant Scan4D mide tu nivel de grasa y las alteraciones en los poros, entre otros parámetros. Con esta información y las preocupaciones que nos traslades durante el proceso de diagnóstico, se fabricará un producto único para tratar y equilibrar tu piel.

El sistema seleccionará los activos ideales para tratar tu piel grasa, por ejemplo el Zinc PCA, la Vitamina B5, la Vitamina B6, el ácido azeláico, el ácido glicólico, el retinAl… Todos ellos están encapsulados en BioCaps ™, unas nanovesículas de liberación controlada que los transportan hasta el estrato cutáneo específico donde ejercen su función, para conseguir resultados hasta 12 veces más eficaces. Por ejemplo, los activos que actúan a nivel de la glándula sebácea, como el Zinc PCA, se encapsulan en un tipo de BioCaps ™ de liberación específica en el folículo piloso, que es la vía más rápida y eficiente para alcanzar dicha glándula.

Con iMstant podrás escoger entre un formato Booster para añadir unas gotas a tu crema habitual o directamente un Gel-Crema que incorpora, en un solo gesto de cuidado, todos los activos indispensables para cuidar tu piel. 

Tanto el Booster como el Gel-Crema son no comedogénicos y oil free. Además, en su composición, se ha sustituido todo el agua de formulación por aguas frutales ideales para piel grasa, como por ejemplo el agua de limón con propiedades purificantes. Y no solo esto, también tienen propiedades anti polución, ya que contienen ectoína y te aseguran el mantenimiento del equilibrio del microbioma cutáneo 

Consigue tu tratamiento integral personalizado

Gel-Crema personalizado

gel-crema-personalizado-imstant.jpg

Listo para aplicar directamente sobre tu piel. Una combinación de activos seleccionados específicamente para ti, en forma gel-crema, una textura ligera, de rápida absorción y no comedogénica.

Este tratamiento integral equilibrará la producción de grasa de la piel y atenderá la falta de hidratación producida por limpiarla y resecarla en exceso con tratamientos inadecuados.

Mantendrás la grasa bajo control, eliminando los granitos y evitando su aparición, mientras que cambiarás ese aspecto brillante y grasiento, por verdadera luminosidad. 

Contiene activos anti polución y antioxidantes como la ectoína y utiliza como base acuosa el agua de limón, que favorece la regulación de la grasa gracias a sus propiedades astringentes y purificantes. También incorpora agentes prebióticos para evitar el desequilibrio del microbioma cutáneo.

Booster personalizado

booster-personalizado-imstant.jpg

Aplica tan solo 2 o 3 gotas de este concentrado de activos seleccionados específicamente para ti, en cada dosis de tu cosmético habitual, transformándolo en un cuidado integral, completo y totalmente personalizado.

Si estás usando una crema específica para pieles grasas pero notas descamación, sequedad en ciertas zonas o falta de luminosidad, puedes cambiar ese aspecto añadiendo unas gotas de tu Booster Personalizado. 

Puedes aplicar tu booster personalizado en tu BB cream, en tus serums, en tu crema de noche y de día… 

Es no comedogénico y oilfree, además de contener activos antipolución como la ectoína y utilizar como base el agua de limón con propiedades astringentes y purificantes.

Todos los productos personalizados iMstant son:

  • Veganos y con un índice de naturalidad superior al >96%
  • Encapsulados en BioCaps
  • Microbioma Friendly
  • Totalmente adaptados a tu piel

Descubre nuestros productos haciendo click aquí.

Ya no tienes excusa para seguir resecando tu piel en exceso, desequilibrando su manto hidrolipídico y alterando los niveles de producción de grasa.

Di adiós a una piel grasienta y al mismo tiempo apagada, y empieza a cuidarla de forma integral para lograr un aspecto más sano, luminoso, equilibrado y libre de imperfecciones. 

 

Obtén tu fórmula a medida y equilibra tu piel

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad

Compromiso de privacidad

Todo el proceso de diagnóstico cosmetológico es privado. Tu imagen y los datos introducidos no se guardarán salvo que te registres al final del proceso para crear un área privada donde almacenar y consultar los resultados. Para acceder al servicio debes ser mayor de 14 años. Más sobre política de privacidad

Continuar