¿Miedo a usar cosméticos en piel sensible? Aprende a escogerlos y mantener tu piel a salvo

“La mejor crema hidratante para pieles sensibles…”, “El cosmético más efectivo en las pieles delicadas…”, “La rutina perfecta para pieles reactivas…” ¿Te suena? ¿lo has probado y no te ha funcionado? Esto tiene una explicación. Sumérgete con nosotros en el “delicado” mundo de las pieles sensibles y conoce cómo cuidarlas, protegerlas y sacar lo mejor de ellas.

0 | 0 0 valoraciones
106
¿Miedo a usar cosméticos en piel sensible? Aprende a escogerlos y mantener tu piel a salvo
Compartir:

¿Qué es la piel sensible?

Lo primero que hay que saber es que la piel sensible puede presentarse en cualquier tipo de piel. Es decir, no es un tipo de piel en sí misma, si no que puede aparecer tanto en pieles grasas, secas, mixtas, etc. Por tanto, lo que realmente define a las pieles sensibles es una anómala y excesiva reacción a determinados factores externos o internos.

Entre los factores externos habituales a los que ciertas pieles reaccionan de forma atípica, cabe destacar los ambientales (frío, viento, sol), estilo de vida (niveles de estrés, alimentación, ..), pero sobre todo, el uso de productos cosméticos no indicados para esa piel en particular. Hay muchos ingredientes que pueden causar reacciones alérgicas o que, simplemente, la propia naturaleza del ingrediente facilita que no sea bien tolerado por algunas pieles, como puede ser el caso de los perfumes, algunos conservantes, tensioactivos…

Respecto a los factores internos que frecuentemente desencadenan una excesiva sensibilidad cutánea podemos encontrar la propia tonalidad cutánea (las pieles muy claras se suelen irritar y enrojecer con mayor facilidad), cambios hormonales, estados emocionales complejos y/o ciertas patologías o tratamientos farmacológicos que hacen que nuestra piel reaccione de manera exagerada.

¿Cómo saber si tengo la piel sensible?

Te sorprendería saber la cantidad de personas que piensan que tienen la piel delicada o sensible, y que por lo tanto, han estado utilizando el tratamiento incorrecto durante años. De hecho, más del 50% de las mujeres creen tener la piel sensible cuando la realidad clínica sitúa el porcentaje objetivo en torno al 12%.

El dato anterior puede parecernos sorprendente, pero si indagamos un poco más en el porqué de esta afirmación, lo entenderemos perfectamente. El problema está en el autodiagnóstico. Todas tendemos a autoclasificar nuestra piel dentro de alguna de las conocidas categorías. Sin embargo, la piel es un órgano muy complejo y cambiante, y salvo que tengamos los conocimientos de un experto, el autodiagnóstico solo nos conducirá a hacer “ensayo y error” con nuestra piel y acabar frustradas por no dar con un tratamiento realmente adecuado, aquel que nos ayude a conseguir una piel equilibrada y con un aspecto saludable.

Por ello, la respuesta a esta pregunta es muy sencilla. Para saber si realmente tenemos la piel sensible debemos hacernos un diagnóstico facial a través de un profesional de la cosmetología o la cosmiatría. Este análisis deberá ser completo e incluir una entrevista personal así como un análisis pormenorizado mediante el uso del equipo de diagnóstico adecuado.

Otra opción, y al alcance del todo el mundo, es la de llevar a cabo una evaluación digitalizada con nuestra aplicación iMstant Scan4D. Se trata de un diagnóstico cosmetológico facial, digital y gratuito capaz de detectar y cuantificar múltiples problemas de la piel de forma precisa y objetiva. Además, también tiene en cuenta el índice de sensibilidad de tu piel. Si este índice resulta ser elevado, el sistema de prescripción lo tendrá en cuenta y eliminará de tu fórmula cualquier tipo de activo cosmético que pueda resultar poco recomendable para pieles sensibles.

¿En qué se diferencia de la piel sensibilizada?

A diferencia de la piel sensible, en el caso de una piel sensibilizada, la causa de su “reacción exagerada” se encuentra solo en factores externos y además es temporal, por lo tanto, si utilizas el tratamiento adecuado, podrás mejorar notablemente este problema en muy poco tiempo.

Por ello, porque la piel “evoluciona”, porque hay múltiples factores externos que pueden tener un impacto negativo en nuestra piel en un momento determinado, es importante llevar a cabo siempre un diagnóstico de la piel antes de adquirir un tratamiento. Lo que hoy te funciona bien puede que no sea así al mes siguiente. De esta manera, siguiendo el método DIAGNÓSTICO + TRATAMIENTO PERSONALIZADO = FÓRMULA PERFECTA tendrás la garantía de que la fórmula dermocosmética que estás utilizando es la que tu piel realmente necesita en el momento actual.

¿Cómo podemos cuidar de una piel sensible?

El primer consejo que vamos a darte es que, como ya mencionamos, no trates tu piel sin antes haber realizado un análisis y diagnóstico de la misma. Lo primero de todo es saber si realmente tenemos una piel sensible o no. En caso afirmativo, te recomendamos que tengas en cuenta lo siguiente:

1. Utiliza siempre productos que incluyan la alegación “Dermatológicamente Testado”. Esto quiere decir, que el producto ha superado un ensayo de tolerancia dermatológica en voluntarios y supervisado por un dermatólogo.

2. Utiliza tratamientos con activos encapsulados en lugar de activos libres. Seguro que has leído o te han dicho lo típico de “si tienes la piel sensible debes evitar cremas con X activo”. Bueno, esto no es del todo cierto. Por norma general, la cosmética tradicional suele utilizar ingredientes activos en su forma “libre”. Sin embargo, las marcas de cosmecéutica avanzada como iMstant apostamos por encapsularlos en nanovesículas que los protegen y liberan en el estrato cutáneo donde realizan su acción.

Esta encapsulación permite reducir considerablemente la cantidad de activo necesario porque no se desaprovecha. Además, los fosfolípidos que forman estas nanovesículas tienen una elevada capacidad regeneradora y protectora de la piel. Todo esto hace que ciertos activos habitualmente mal tolerados, pasen a tener una excelente tolerancia cutánea. De hecho, si eres de las que piensa que no puedes utilizar el famoso “retinol” porque tienes la piel sensible, te encantará saber que esto no siempre es así. En las fórmulas dermocosméticas de iMstant podrás encontrar (si tu piel lo necesita) activos tales como el RetinAl, una alternativa más eficaz que el Retinol, que en su versión encapsulada en BioCapsTM se vuelve apta para su aplicación en pieles sensibles y que además consigue unos resultados espectaculares.

3. Apuesta por productos sin perfume o “fragance/perfum free”. Muchas pieles, especialmente sensibles y delicadas, pueden presentar alergia ante determinados perfumes.Apuesta por productos sin perfume o “fragance/perfum free”: Muchas pieles, especialmente sensibles y delicadas, pueden presentar alergia ante determinados perfumes.

Si bien somos conscientes de que la experiencia sensorial que aporta una crema puede ser muy importante, creemos firmemente que la seguridad de la piel debe estar por encima. Por ello, como los perfumes solo tienen una función sensorial, los hemos eliminado de la ecuación. En iMstant tenemos el compromiso de elaborar productos personalizados con el 100% de los ingredientes activos. Es decir, que cada uno de ellos aporte, al menos, un beneficio demostrado para la piel. Dado que la fragancia no cumple este criterio, la hemos eliminado por completo. No obstante lo anterior, y aunque iMstant no huele a “nada” en particular, es curioso ver como cada persona le encuentra un “aroma”: el “aroma iMstant”. Este es simplemente el resultado de la combinación de sus ingredientes naturales porque no contiene fragancias añadidas. ¿y a tí, a qué te huele iMstant? :).

4. Evita en lo posible los colorantes artificiales. Por la misma razón que el consejo anterior, el colorante añadido a una fórmula cosmética solo cumple una función estética y por tanto no merece la pena poner en riesgo su equilibrio.

Para hacerte reflexionar sobre este tema, te contamos una curiosidad: ¿Sabías que el extracto o el jugo de aloe vera son incoloros? Entonces ¿por qué la mayoría de geles con aloe vera son verdes? Pues porque los fabricantes consideran que el consumidor identifica mejor este producto con el color de la planta. Así que colorante al canto, producto verdecito y todos contentos… Todos menos tu piel, que la estás exponiendo a un agente artificial completamente innecesario.

5. Selecciona productos con un pH fisiológico. Que ronde el pH 5.5. Las cremas excesivamente ácidas pueden tener ciertas propiedades renovadoras e iluminadoras, pero tienden a desequilibrar tu piel, sobre todo si las usas durante largos periodos de tiempo.

¿Cómo reconocer cremas “amigables” con las pieles sensibles?

Como ya mencionamos, hay ciertos atributos de un producto dermocosmético que puede hacer que sea mucho más indicado y “amigable” con aquellas pieles más reactivas. Por ello, si ya te has hecho un diagnóstico, sabes que tu piel es delicada, y estás buscando una crema o cosmético que le vaya bien a tu piel, comprueba que cumplen con algunos de los aspectos que te contamos anteriormente.

Ahora bien, ¿sabes cómo comprobarlo? ¿sabrías identificar una crema sin fragancia? No hace falta ser una experta para saber si un cosmético contiene fragancia o no. Simplemente debes leer la letra pequeña o buscar iconos identificativos. Es decir:

1. Comprueba el INCI (listado de ingredientes): Las fragancias suelen mostrarse bajo el nombre de perfum o fragance pero también bajo términos como geraniol, citronellol, lavander, eugenol o limonene. En el caso de iMstant, el INCI es completamente personalizado, en el encontrarás los activos seleccionados en exclusiva para tratar tu piel así como otros ingredientes como el agua frutal (en lugar del agua tradicional utilizada en la industria cosmética) y, por supuesto, ninguna fragancia! Puedes aprender más sobre el INCI en este video:

2. Comprueba los “sellos” o “iconos” de los envases. Como sabemos que no es sencillo leer el INCI muchas marcas apostamos por incluir algún icono que haga referencia a este atributo. En iMstant encontrarás varios sellos, pero hay tres que son especialmente indicados para pieles sensibles:

Atributos iMstant

Por último, la mejor recomendación que podemos darte es: apuesta por fórmulas a medida, hechas especialmente para tu piel. El hecho de que los cosméticos sean sin perfume, sin colorantes y dermatológicamente testados es un “must” para todas las pieles sensibles. Sin embargo, también debemos tener en cuenta el tema de los ingredientes activos así como la tipología de cada piel (puede ser sensible y mixta o sensible y seca) y sus posibles carencias (hidratación, grasa, textura, arrugas, manchas, falta de luminosidad).

La única forma de tratar nuestra piel de manera integral es utilizando cosmética personalizada, que tendrá en cuenta todas estas características, así como su sensibilidad y el entorno ambiental donde te encuentres.

¿Aún sigues pensando que tienes una piel sensible? ¿Te gustaría tener la tranquilidad de que el tratamiento facial no irritará tu piel? Tanto con las cremas como con los boosters iMstant puedes tener la garantía de que cuidaremos al máximo de tu piel, sea el tipo que sea, incluso en casos más extremos como el de esta clienta:

Review gel-crema personalizado

Yo también lo quiero probar

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad

Compromiso de privacidad

Todo el proceso de diagnóstico cosmetológico es privado. Tu imagen y los datos introducidos no se guardarán salvo que te registres al final del proceso para crear un área privada donde almacenar y consultar los resultados. Para acceder al servicio debes ser mayor de 14 años. Más sobre política de privacidad

Continuar