Quimiofobia cosmética: el miedo a los químicos en la cosmética. ¿Está realmente fundamentado?

Os damos la bienvenida al cuarto episodio de iMstant Expert. Nuestra invitada de hoy es Montserrat Pedro Ràfols, química y community manager de marcas cosméticas. Con ella hablaremos sobre si el miedo a los químicos en la cosmética está realmente fundamentado , sobre cosmética natural, sobre la moda de la cosmética casera y sobre la reivindicación de la "honestidad" en el mundo de la cosmética. ¿Te apuntas a aprender con nosotros? ¡Dentro video!

0 | 0 0 valoraciones
1073
Quimiofobia cosmética: el miedo a los químicos en la cosmética. ¿Está realmente fundamentado?
Compartir:

¡Hola! Somos Verónica y Claudia, de iMstant y os damos la bienvenida al 4º episodio de iMstant Expert. Hoy, hablaremos sobre la llamada “Quimiofobia cosmética” con nuestra invitada, Montserrat Pedro Ràfols, química de formación, y dedicada actualmente a la comunicación digital de marcas de cosmética honesta.

Te dejamos debajo tanto el enlace al formato video, o si eres de los que les gusta leer, debajo encontrarás la transcripción de este podcast.

¡Bienvenida Montse!

Muchas gracias por invitarme. Me hace especial ilusión participar en vuestro podcast.

Montse, leemos muchas veces en tus posts y artículos la frase “todo es química” Tú, yo, la naturaleza, . Entonces ¿Qué quiere decir “sin químicos” en cosmética? Es más, si todo es “química” ¿sería incluso posible que existiera algo sin ella?

Rotundamente, NO. Sin la química nunca hubiera existido este mundo tal y como lo conocemos. ¿Qué fue primero el huevo o la gallina? Yo lo tengo claro, ¡la química! Y evidentemente, la cosmética sin químicos no existe. Es imposible. ¡Todo es química!

Nosotros somos química, pues estamos formados de moléculas cuya estructura está basada en el carbono. Cuando realizamos el simple acto de respirar, está teniendo lugar una reacción que transforma el oxígeno en dióxido de carbono.

Y puedo seguir, las plantas, la fotosíntesis, un olor… Todo se puede reducir a moléculas, iones, átomos…

Muchas personas piensan que un cosmético sintético lleva químicos pero que un cosmético natural no lo lleva. ¿Por qué crees que surge esta confusión? ¿Por qué asociamos “natural” ES IGUAL A “sin químicos”?

Desde mi punto de vista, la palabra química ha sido asociada a las fábricas y a la contaminación. Se ha aprovechado de esta mala imagen para crear en la mente de los consumidores miedos irracionales. Generándose así lo que se conoce como quimifobia. Y este tipo de claims solo la fomentan.

Al final, la ideología siempre es la misma, hacer creer que lo natural es más seguro que lo sintético. Y eso no es así.

Primero, porque todo cosmético debe ser seguro, da igual si es natural, sintético, vegano o lo que sea. Y segundo, me parece ilógico y absurdo menospreciar lo sintético cuando los cosméticos naturales también contienen ingredientes que han sido sintetizados.

Siempre pongo el mismo ejemplo, ¿a caso los tensioactivos usados en geles de ducha, jabones y champús naturales se extraen directamente de un árbol? No, se sintetizan en una fábrica.

La diferencia no reside en natural o químico, sino en natural o sintético. Y aun así, como veis en el ejemplo, esa línea es muy delgada.

Sabiendo que todo es química y que por lo tanto, el miedo a la química o la “quimiofobia” en cosmética no está fundamentado, ¿por qué crees que hay tanto miedo a ella? ¿Qué interés tienen las marcas cosméticas en fundar este miedo?

Tal y como yo lo veo, es la forma que han encontrado para argumentar que al ser natural la cosmética es más segura, y con ello aumentan sus ventas.

Y como ya he dicho, la seguridad no depende de la naturalidad de la fórmula. Sino que depende del conjunto.

Un cosmético es una mezcla de ingredientes, naturales o no. Y es el conjunto el que hará que este sea efectivo, seguro, etc.

Desde mi punto de vista, con argumentos como el sin químicos, sin tóxicos, etc. han modificado el significado de la palabra natural.

Lo escribí en un post, natural es una cualidad más del cosmético, pero no creo que deba ser la única y decisoria a la hora de adquirir un producto. Y mucho menos si lo que se argumenta es que por el mero hecho de serlo, el cosmético es más seguro.

¿Qué buscan? Vender a través del miedo. Y, la verdad, no me parece nada ético.

Debido al miedo mencionado anteriormente, muchas personas se pasan a la moda de la cosmética casera ¿pero es realmente la solución? ¿se trata de una opción segura?

¡Uf! Me pongo enferma con eso. La cosmética casera solo se suma a la moda y se aprovecha de los miedos infundados por las marcas de cosmética que practican este tipo de marketing deshonesto.

¿Segura? Ni mucho menos. Lo dije en un artículo y lo he dicho en mis posts, la cosmética casera se reduce a mezclar unos ingredientes. ¡Fin!

Y es que, con la premisa de: “como no lo vendo no tengo que cumplir con el reglamento” se olvidan de lo más importante: la seguridad.

Sin challenge, sin estabilidad, sin conocimientos de las buenas prácticas de fabricación… ¿Cómo no voy a ponerme enferma?

Detrás de un cosmético hay un trabajo inmenso, normas, estudios, ensayos, etc. Todo para garantizar al máximo su seguridad. La cosmética casera echa por tierra todo este trabajo. Ni más, ni menos.

Siguiendo con el tema de la cosmética casera ¿se la puede considerar la mejor opción para aquellas personas que evitan el “sin tóxicos, sin químicos y sostenible”? ¿Realmente cumple con estos requisitos?

¡No, no y no! Uno, los cosméticos no contienen tóxicos. Ni pueden contenerlos porque, por definición, deben ser seguros. ¡Punto!

De todas formas, si me pongo puntillosa, todas las sustancias tienen un nivel de toxicidad, incluso el agua. Al final lo que se valora es si una sustancia a una concentración x y para un uso concreto es segura y para ello evidentemente se tienen en cuenta valores de toxicidad.

Pero claro, eso no lo dicen, y ponen un claim totalmente vacío y sin sentido.

Del sin químicos, ya lo hemos hablado. Cosmética casera, natural, sintética, vegana, me da igual, todo es química.

Y respecto a ¿más sostenible? La sostenibilidad no solo es aprovechar el envase que tengo en casa. La sostenibilidad va mucho más allá e implica muchos factores a tener en cuenta.

Cuando limpian los restos de crema en el fregadero, ¿están recogiendo los residuos para tratarlos? ¿Están teniendo en cuenta el consumo de electricidad? ¿Están valorando si es más sostenible fabricar 100 g o 1kg? Y podría seguir, pero creo que se entiende.

Y así, sin más, se desmontan estos 3 mitos de la cosmética casera.

Muchas personas creen que no hay nada de malo en cuanto a la cosmética casera siempre y cuando sean “recetas” sencillas, que vengan de fuentes fiables y para uso individual. Sin embargo, vemos que muchas veces este uso que inicialmente era individual se termina extendiendo a “la amiga que te pide una crema, un familiar, alguien en redes sociales” ¿qué opinas sobre esto? ¿Está justificada la cosmética natural en caso de “creaciones sencillas”?

Para mí, no. Un cosmético es un cosmético, sea su fórmula simple o compleja. Además, como apuntáis, del yo me lo guiso al yo me lo como, a repartir productos entre amigos y familiares o a abrir un canal de YouTube o una cuenta de Instagram, solo hay un paso.

Una agua micelar puede ser bien simple, pero su riesgo de contaminación microbiológica es elevado. Y por simple que pueda parecer, sin una evaluación de seguridad, sin un challenge, sin una estabilidad, eso puede ser una bomba de relojería.

Un ejemplo que me gusta poner es el aceite del árbol del té. Que lo usan siempre para los piojos (un producto que no es cosmético, pero bueno). Es un ingrediente que recomiendan añadirlo desde a un champú hasta incluso usarlo puro.

Cuando veo esto, me pongo las manos a la cabeza. Este aceite, muy natural, no está restringido per se, pero uno de sus componentes sí. Se trata del methyl eugenol, cuya concentración está limitada por ser considerado genotóxico y carcinógeno. ¿Eso lo están teniendo en cuenta? Mucho me temo que no

Por último Montse, sabemos que reivindicas la honestidad en el mundo de la cosmética o la “MONestidad” y el marketing “MONesto” como tú lo llamas. ¿Crees que aún queda mucho trabajo por hacer o hemos mejorado las marcas cosméticas?

Creo que cada vez soy más las marcas, como vosotros, que apostáis por la honestidad y la transparencia, pero de verdad, sin trampas ni cartón.

Pero sí que es cierto que aún hay un gran volumen de empresas que siguen reivindicando claims como los mencionados u otros como sin parabenos, sin alcohol, sin conservantes, etc.

Eso sí, creo firmemente que esas malas praxis tienen fecha de caducidad y que las marcas que apostáis por hacer bien las cosas (mira si es simple) son las que destacarán. Es más, ya estáis empezando a destacar.

Creo que desde las empresas empieza a haber mucha más conciencia de ello, pero lo que es imperativo es que ese mensaje real, veraz y honesto llegue a las personas que llevan tanto tiempo siendo engañadas.

Al final, eso es lo que pretendo con mi marketing MONesto.

Bueno Montse, muchísimas gracias por haber compartido con nosotros esta charla tan interesante, la hemos disfrutado mucho y estamos seguros de que los espectadores en sus casas también. Mil gracias a vosotros por esta charla y por invitarme. A todos los que nos acompañasteis en la entrevista de hoy, os animamos a que, nos dejéis en comentarios vuestra opinión sobre este tema de la “quimiofobia cosmética”. Y por supuesto, no os olvidéis de seguir a Montse en su cuenta de Instagram “@mon_communitymanager” “y LinkedIn "Montserrat Pedro Ràfols” para obtener una visión real, honesta y científica del mundo cosmético. ¡Hasta el próximo programa de iMstant Expert!

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad

Compromiso de privacidad

Todo el proceso de diagnóstico cosmetológico es privado. Tu imagen y los datos introducidos no se guardarán salvo que te registres al final del proceso para crear un área privada donde almacenar y consultar los resultados. Para acceder al servicio debes ser mayor de 14 años. Más sobre política de privacidad

Continuar