Los claims deshonestos en el mundo de la cosmética

Os damos la bienvenida al tercer episodio de iMstant Expert. Nuestra invitada de hoy es M. Paz Pellús, Farmacéutica, especialista en Dermofarmacia y Cosmética. Con ella hablamos sobre los claims, o mensajes publicitarios, en el mundo de la cosmética. Seguro que te suena los famosos "sin parabemos", "sin siliconas", "toxic free", "hipoalergénico", etc. ¿deben realmente las marcas reivindicar estos atributos?, ¿se nos está yendo de las manos el uso de los claims?, ¿cuál es el bulo más extendido? ¿cuánto cuesta desmentirlos? ¡Descúbrelo todo en esta apasionante charla!

0 | 0 0 valoraciones
39
Los claims deshonestos en el mundo de la cosmética
Compartir:

Bienvenida, bienvenido, al tercer episodio de iMstant Expert, un espacio de conocimiento donde hablamos con expertos del ámbito cosmético sobre ingredientes, productos, rutinas y nuevas tecnologías aplicadas a la cosmética. Soy Verónica y hoy también nos acompaña como entrevistador Rubén Hernandez, cosmetólogo, cosmiatra y CEO de iMstant.

En el episodio de hoy vamos a hablar de un tema la mar de interesante, que genera bastante controversia en el mundo de la cosmética y para hablar de ello nadie mejor que nuestra invitada de hoy: M. Paz Pellús.

Ella es farmacéutica, especialista en Dermofarmacia y Cosmética. M. Paz es también creadora de contenido tanto en su cuenta de IG @maypa_ como en su blog dermofarmablog.com. No podemos dejar de recomendar que echéis un vistazo a su contenido.

Y sin más preámbulo, entramos en materia… Hoy charlaremos con ella sobre un tema que está a la orden del día: “Los claims deshonestos en el mundo de la cosmética”.

Te dejamos debajo tanto el enlace al formato podcast (por si quieres oirnos y esta vez también vernos :)) o si eres de los que les gusta leer, debajo encontrarás la transcripción de este podcast.

¡Bienvenida M. Paz!

¡Hola! Encantada de estar aquí con vosotros y con este tema tan interesante del mundo cosmético!

Gracias a ti, Maripaz, es un lujo tenerte como invitada en este podcast. Para ir abriendo boca, y poner en contexto a nuestros oyentes, me gustaría comenzar pidiéndote que nos expliques brevemente y de forma sencilla qué es el famoso “Reglamento 655/2013” y qué ha supuesto en el ámbito de la cosmética.

En Julio de 2017, se estableció el Reglamento 655/2013 sobre claims de Productos Cosméticos de la Comisión. En él, se establecen los Criterios Comunes de las Reivindicaciones de los Productos Cosméticos. O dicho de otra manera: las normas que deben seguirse desde los laboratorios a la hora de hablar de los atributos que tienen sus cosméticos. Esos criterios son 6, que parecen muy de sentido común, pero que muchas veces el marketing nos hace olvidarnos de ellos. Si queréis los mencionamos:

  1. Cumplimiento de la legislación.
  2. Veracidad
  3. Datos que sustentes las reivindicaciones
  4. Honradez
  5. ImparcIalidad
  6. Permitir la toma de decisiones con conocimiento de causa.

Parte de esta normativa de claims de cosméticos se hizo vigente en el momento de la publicación (2017) pero el resto, la parte más interesante, entró en vigor en 2019 (1 de Julio) En concreto, estamos hablando de la aplicación de las reivindicaciones “sin” (sin parabenos, sin Fenoxietanol, sin siliconas…) e “hipoalergénico”.

Entonces, si este Reglamento deja tan claro lo que se puede decir y no se puede decir en las publicidad de los cosméticos, ¿por qué crees que sigue habiendo marcas que utilizan este tipo de atributos deshonestos?

La verdad es que esos claims que no se pueden utilizar, son los que cada vez más, el consumidor busca y demanda. Por eso se tuvo que regular, porque se nos estaba yendo de las manos. Hay que vender los productos por los atributos que tienen, y no por lo que no, ya que puede dar un falso mensaje de que ese ingrediente e concreto del que hablan sea malo, cuando en realidad, no es así.

En relación con esta serie de atributos, ¿cuál crees que ha sido el mito o bulo que más ha costado romper o desmentir de cara al consumidor?

Sin duda, los parabenos. Seguido de las siliconas. Que ojo, ambos tienen matices.

Los parabenos, uno de los activos que han salido peor parados en esta especie de escrutinio público. ¿Podrías explicarnos qué ha sucedido con ellos? ¿Crees que es posible dar un paso atrás y lograr que pierdan esa mala fama infundada, o crees que esta asociación negativa ya está demasiado instaurada en la mente del consumidor?

Los parabenos son unos conservantes que se utilizan en cosmética, medicina sistémica y también en alimentación, y que tienen eficacia demostrada y un coste bastante económico. (De hecho, a día de hoy son el ingrediente que más se utiliza, por debajo del agua). Durante los años 60 y 70 se responsabilizó a los parabenos de producir eccemas. Después se los asoció erróneamente con el cáncer de mama por un estudio científico mal interpretado por la prensa. Se realizaron investigaciones y se vio que algunos parabenos sí que a dosis elevadas podían ser disruptores endocrinos, por lo que se prohibió su uso (parabenos de cadena larga).

A día de hoy, a los parabenos que están permitidos se les sigue muy de cerca. Hay que mencionar que como todo ingrediente que se utiliza en cosmética, tienen una concentración máxima establecida, que no debe superarse en los productos cosméticos y que diariamente se realizan revisiones de ingredientes para detectar posibles problemas que puedan afectar a la salud.

El “Greenwashing” ha sido, durante los últimos años, uno de los términos que más resonancia ha tenido. Las marcas acusadas de hacer uso de esta práctica se acogen a buenas prácticas empresariales (o fingen hacerlo) con la intención de limpiar su imagen e impulsar sus ventas. ¿Qué opinas de este tema?

Es un poco lo mismo de los claims deshonestos. Al final lanzan mensajes que no son reales, con el fin de parecer naturales, orgánicos o sostenibles, cuando no es del todo cierto. Hemos visto ejemplos de marcas que indican que son sostenibles porque utilizan packaging refill pero que luego no es fácilmente reciclable, o ejemplos de evocar a la sostenibilidad con una imagen de color verde, ingredientes naturales, y que luego realmente no lo cumplan. (Para saber si un PC es sostenible: hay que tener en cuenta desde el origen de los ingredientes y la manera de obtenerlos, como la energía utilizada, las condiciones de los trabajadores, los materiales de los packagings y su capacidad para ser reciclados..). No es fácil cumplir con todo esto, pero con todos los cambios a nivel normativo que vienen los próximos años, parece que esta es la forma que tiene algunas empresas de querer parecer que cumplen con la norma.

Como divulgadora en redes sociales y en tu blog, ¿consideras un reto hablar claro en cuanto a cosmética y desmentir ciertos mitos?

Es complicado, porque ahora parece que “ todo el mundo sabe de todo”. Es tan fácil como meterte en Google o utilizar apps de cosmética para valorar qué es bueno o qué no. Y hay mucha desinformación, y mucho mito sobre tóxicos en cosmética, (que no existen) o ingredientes más malos que el demonio que supuestamente están presentes en las fórmulas.

¿En los últimos años, has notado una mayor transparencia en cuanto a la información que circula en Internet, tanto procedente de profesionales del sector como de las propias marcas?

Es cierto que de unos años para acá, en el caso de la cosmética, se está luchando por dar información de valor al usuario. Se tiene en cuenta también la figura del farmacéutico, como complementaria a la del dermatólogo, a la hora de elegir cosméticos sobre todo cuando tienes patología. Y muchas marcas buscan con estas figuras, compartir información de valor tanto de la fórmula final como de los activos que la componen. Bien en redes, blogs, webs corporativas o incluso anuncios publicitarios.

Y hablando justamente de buscar y encontrar información en Internet… Con el ánimo de filtrar esa información y evitar la llamada “infoxicación”, que acaba terminando en una gran desinformación para el consumidor… ¿Nos podrías recomendar algunas fuentes fiables que eviten vernos condicionados por falsos reclamos publicitarios?

Es complicado, porque te mandaría a webs de organismos oficiales que regulan la cosmética (COSING, ECHA, Cosmetics europe, Comité sccs…) o incluso estudios científicos, pero es información que el usuario de a pie no tiene por qué saber interpretar. A día de hoy creo que la máxima referente que tenemos en el mundo dermocosmético es Gema Herrerías, y M. Jesús Lucero, que las dos saben un montón. Gema tiene 2 libros donde vuelca todo su conocimiento, y donde M. Jose tiene algún capítulo también.

Teniendo en cuenta la complejidad que presenta el sector cosmético, en cuanto a formulaciones, concentraciones de activos y demás aspecto técnicos… ¿Qué consejo le darías a nuestros oyentes a la hora de adquirir un nuevo producto de tratamiento?

Que busquen información fiable. No vale lo que diga la vecina del 5º, no vale lo que aparece en Yuka… Las marcas cosméticas tienen mucha info en su webs, e incluso muchas de ellas chat directo para poder hablar con alguien del laboratorio. Si no, el lugar más accesible donde buscar consejo es la farmacia.

Bueno M. Paz, muchísimas gracias por haber compartido con nosotros esta charla tan interesante, la hemos disfrutado mucho y estamos seguros de que los espectadores en sus casas también.

Gracias a vosotros por darme esta oportunidad.

A todos los que nos acompañasteis en la entrevista de hoy, os animamos a que, nos dejeis en comentarios vuestra opinión teneis sobre el tema de los claims deshonestos utilizados en cosmética Y por supuesto, no os olvidéis de seguir a M. Paz en su cuenta de instagram @maypa_ y de consultar su blog, dermofarmablog.com, una verdadera mina de oro en cuanto a información contrastada y profesional ¡Hasta el próximo programa de iMstant Expert!

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad

Compromiso de privacidad

Todo el proceso de diagnóstico cosmetológico es privado. Tu imagen y los datos introducidos no se guardarán salvo que te registres al final del proceso para crear un área privada donde almacenar y consultar los resultados. Para acceder al servicio debes ser mayor de 14 años. Más sobre política de privacidad

Continuar